¿Cómo es la terapia de pareja?

terapia de pareja granada

¿Cómo trabajamos la terapia de pareja en ARPA Psicólogos Granada? Mitos y creencias irracionales

La terapia de pareja trata de ayudar a las parejas (casadas, separados, divorciados, de hecho,…) a aprender a mejorar su relación, entendiendo y resolviendo los conflictos que les afectan.

Se enseñan habilidades comunicativas, se aplican técnicas para la resolución de problemas.

También se trabaja la dinamización de la relación de pareja,  estudiando las diferencias de cada parte y facilitando la aceptación de las diferencias que no se pueden cambiar y negociando con las que sí se pueden cambiar. Ya que son actitudes hacia el otro negativas. Así pues, las diferencias no llevan necesariamente al conflicto, se puede convivir con la otra persona aceptando, o incluso, haciendo compatibles estas diferencias. Sobre todo, con familias reconstituidas.

En resumen, partiremos de una intervención cognitivo-conductual. Ésta se centra en el análisis detallado de los conflictos cotidianos que pueden llevar a la ruptura de la relación, se plantea cómo aparecen y cómo se mantienen.

La intervención cognitivo-conductual se ha planteado en la literatura científica como una de las intervenciones más eficaces en terapia de pareja. Se centra en el intercambio de conductas positivas, en la mejora de la comunicación y en la resolución de problemas.

Desde las teorías basadas en el paradigma cognitivo-conductual, los problemas emocionales de las relaciones de pareja se abordan desde la evaluación de los esquemas de procesamiento, las atribuciones, los procesos de atención selectiva, las expectativas sobre  la relación, etc. (Epstein y Baucom, 2002; Epstein, Baucom, Daiuto, 1997). Basando su tratamiento en la modificación de esquemas cognitivos disfuncionales o ideas irracionales que generen conductas y emociones adaptadas y/o racionales.

Es necesario, también, exponer que la terapia de pareja forma parte de la terapia familiar, pues se entiende que la pareja está incluida en el contexto familiar. Por lo que, a efectos prácticos, la terapia de pareja podría convertirse en una terapia familiar o viceversa, en función de los factores implicados y que haya que intervenir.

¿Cómo se desarrolla la terapia de pareja?

En ARPA Psicólogos Granada abordamos la pareja en consulta en varias modalidades:

Terapia conjunta: ambas personas son atendidas en consulta en la misma visita. Su elección puede depender del criterio de los miembros de la pareja (sus preferencias) o puede depender del motivo de consulta (a criterio del terapeuta).

Terapia individual: sólo un miembro de la pareja recibe terapia.

Asesoría doble: se alternan sesiones individuales de uno y otro miembro de la pareja. Incluye el tratamiento de problemas individuales, con intervención directa. Es la más elegida. Se conciertan citas individuales con cada miembro de la pareja en un mismo periodo de tiempo.

Terapia concurrente: se trabaja con la pareja por separado, en sesiones individuales.

Por lo que, a efectos prácticos, se entiende que las sesiones pueden ser individuales o de pareja.

La terapia discurre en un total de 13 sesiones. Procuraremos que las 11 primeras sesiones sean semanales, siempre que se pueda, y las sesiones 12 y 13 sean quincenales. Se podrán realizar posteriormente dos sesiones de seguimiento cada tres meses.

BIBLIOGRAFÍA

Epstein, N. B., y Baucom, D. H. (2002). Enhanced cognitive-behavioral therapy for couples: A contextual approach. Washington, DC: American Psychological Association.

Epstein, N.B., Baucom, D.H. y Daiuto, A. (1997). Cognitive-Behavioral Couples Therapy. En W.K. Halford y H.J. Markman (Eds.).  Clinical Handbook of marriage and couples intervention (pp. 415-449). New York: John Wiley and Sons.

Mitos sobre la pareja, ¿qué creemos  sobre lo que es la pareja?

Walter Riso, en su libro “Los límites del amor” (2007) menciona algunos de los mitos que pueden estar en la base de los conflictos de la pareja y que conviene analizar y aclarar en cuanto a las expectativas que cada miembro de la pareja espera de la propia relación. Entre ellas:

  • El amor y el sexo no pueden existir el uno sin el otro.
  • El amor es único y eterno
  • El verdadero amor es incondicional
  • El amor es adivino
  • El amor siempre necesita controlar, celar o poseer
  • Si hay amor es suficiente
  • Debo ser el compañero ideal

Por otro lado, estudiando las aportaciones de Ellis, A. en varias publicaciones, él estableció algunas de las ideas irracionales que pueden darse en la relación de pareja, como puede verse en el siguiente cuadro:

  • Mis intereses y necesidades deben girar alrededor de mi pareja, y/o las suyas alrededor de mi persona
  • Decepcionar al otro sería horrible y perdería validez personal
  • Si algo me desagrada es preferible callar a romper nuestra armonía
  • Debemos estar de acuerdo, sobre todo en aquellos temas que son importantes o significativos para mí. Los desacuerdos son destructivos; no se puede vivir feliz con puntos de vista muy diferentes sobre algunos temas.
  • El otro me va a proporcionar la felicidad o satisfacción que necesito
  • Tenemos que compartir todo
  • Con el otro seré tan feliz que podré abandonar otros intereses u otras relaciones
  • Tengo que estar totalmente volcado en lograr la felicidad del otro
  • No deberíamos discutir nunca
  • Como mi pareja me quiere, tiene que conocer mis pensamientos y deseos sin que yo se los tenga que comunicar
  • Mi pareja no puede cambiar, es como es
  • Las relaciones sexuales tienen que ser plenas y felices
  • Los hombres y mujeres son diferentes en cuanto a las necesidades que esperan que su pareja puede cubrir
  • Si no me presta atención es porque ya no le intereso nada
  • Si no siento celos en mi relación de pareja, es que no amo de verdad a esa persona
  • Contarnos todo y sincerarnos es necesario para que la relación funcione
  • El amor todo lo puede, si nos queremos de verdad nada puede salir mal
  • Si estás enamorado, no puede gustarte ni sentirte atraído por otras personas

Cuadro 1. Ideas irracionales, basado en Ellis.

Como podemos observar, las ideas irracionales giran en torno a lo que debe ser el amor, la persona amada o la relación de pareja en sí misma.

Para saber más sobre la confianza de pareja, aquí.

BIBLIOGRAFÍA

Ellis, A. (1957/1975). How to live with a neurotic: At home and at work. New York: Crown. Rev. ed., Hollywood, CA: Wilshire Books.

Ellis, A. (1958).  Rational psychotherapy. Journal of General Psychology, 59, 35-49. Reprinted. New York: Institute for Rational-Emotive Therapy.

Ellis, A. (1960). The Art and Science of Love. New York: Lyle Stuart.

Ellis, A. (1962). Reason and emotion in psychotherapy. Secaucu, NJ: Citadel.

Ellis, A. (1976). Techniques of handling anger in marriage. Journal of Marriage and Family Counseling, 2, 305-316.

Ellis, A. (1982). Rational-emotive family therapy. In A. M. Horne y M.M. Ahlsen (Eds.). Family counseling and therapy (pp. 302-328). Itasca, IL: Peacock.

Ellis, A. (1985). Expanding the ABC’s concept of rational-emotive therapy. In M. Mahoneyt y A. Freeman (eds.) Cognition and Psychotherapy (pp. 313-323). New York: Plenum.

Ellis, A. y Grieger, R. (1981). Manual de Terapia Racional-Emotiva. Bilbao, DDB (org. 1977).

Ellis, A. y Harper, R.A. (1961). A guide to rational living. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.

Ellis, A., Sichel, J.L., Yeager, R. J., Dimattia, D.J. y Digiuseppe, R. (1989). Rational emotive couples therapy. New York: Pergamon Press.

Walter Riso, (2007) “Los límites del amor”. Barcelona RBA Libros.

¿Por qué hablar de creencias en terapia de pareja?

Las creencias son un elemento cognitivo del ser humano. Desde las teorías cognitivas, en concreto, la desarrollada por Ellis, se considera que las ideas sobre el amor romántico son mantenidas por la mayoría de las personas, sin embargo, en la medida que estas ideas se conviertan en irracionales pasarán a ser una amenaza para la relación, y esto ocurre cuando su nivel de exigencia conlleva una aplicación rígida y dogmática de las mismas.

Entre las creencias que Ellis analiza están las siguientes:

Fuerte necesidad de amor. Esta idea expresa la fuerte necesidad de sentirse amado para poder considerarse una persona de valor. Toda persona que piense esto y no tenga pareja se sentirá frustrada, mientras que aquellos que sí mantengan una relación, experimentarán pensamientos incontrolables de posesividad y celos.

Filosofía de la “media naranja”. Las personas que creen que existe su media naranja de forma absoluta, exigirán a la pareja un apoyo incondicional, a la vez que creerán que no pueden existir errores o incompatibilidades en una pareja que se quiere. Por lo tanto, esta necesidad de perfección vendrá seguida de una posible ruptura si surge algún problema.

Filosofía del castigo y/o la culpabilidad. Este pensamiento en su forma extrema se manifiesta con la creencia de que la pareja debe sentirse culpable si comete un error, por lo que debe recibir un castigo (enfados, acusaciones, dejar de hablar, etc.). Como resultado, genera interacciones disruptivas en la pareja.

Catastrofizaciones. Se da cuando de forma recurrente un miembro de la pareja piensa que es insufrible que las cosas no salgan como él quiere.  Incluye pensamientos como “si me quiere, sabrá lo que necesito en cada momento”, lo cual evita tener que expresar los deseos y necesidades propias a la pareja. Como consecuencia, si consideramos que la pareja no ha adivinado nuestros pensamientos pensaremos que ya no somos tan importantes para el otro, o lo que es peor, que ya no me quiere como antes.

Baja tolerancia a la frustración. Las personas que han tenido otras relaciones y otras experiencias no muy positivas, tienden a pensar que les va a volver a ocurrir, y piensan que no lo soportarían. En consecuencia, existe un miedo a que nos hagan daño y se manifiesta una actitud de victimismo.

Las emociones son incontrolables. Supone pensar que las cosas buenas que recibimos en una relación y que nos hacen felices ocurren “siempre”.

Por lo que nuestra persona amada nos da las emociones porque quiere. Parece que el otro es el que me hace feliz o infeliz.  Se evita así la responsabilidad personal en la propia insatisfacción, dificultando la identificación de los factores personales que nos pueden llevar a la insatisfacción en la pareja, y a modificar los pensamientos y conductas que fuera necesario.

BIBLIOGRAFÍA

Beck, A. T. (1988). Love is never enough. New York: Harper & Row. 

Tomado de Reme Melero Cavero. (2008). La relación de pareja. Apego, dinámicas de interacción y actitudes amorosas: consecuencias sobre la calidad de la relación. Tesis doctoral. Servei de Publicacions: Valencia.

¿A qué llamamos pensamientos irracionales?

Las  creencias  pueden  ser  expresadas  en  forma  deseos  o  preferencias  –lo  que Ellis (1981) denominó creencias racionales- o como una obligación, necesidad imperiosa o  exigencia. 

Estas  últimas  serían  creencias  irracionales,  manifestaciones  dogmáticas  y absolutas cuya no consecución provoca emociones negativas inadecuadas y alteraciones de  conducta  que  interfieren  en  la  obtención  de  nuevas  metas.  Aunque  las  creencias irracionales que mantiene la gente pueden ser infinitas.

Ellis las agrupa en tres peticiones de carácter absoluto que puede manifestar el individuo: “tengo que actuar bien y ganar la aprobación por ello”, “tú debes actuar de forma agradable y justa conmigo” y “mi vida debe  ser  lo  suficientemente  buena  y  fácil  para  conseguir  lo  que  quiero  sin  demasiado esfuerzo”. 

Finalmente, la terapia tratará de conseguir en el individuo la autoaceptación y la tolerancia a la frustración.

BIBLIOGRAFÍA

Miguel A. Carbonero, Luis J. Martín-Antón y Marta Feijó. (2010). Las creencias irracionales en relación con ciertas conductas de consumo en adolescentes.  European Journal of Education and Psychology, Vol. 3, nº 2 (págs.. 287-298)

Tomado de Reme Melero Cavero. (2008). La relación de pareja. Apego, dinámicas de interacción y actitudes amorosas: consecuencias sobre la calidad de la relación. Tesis doctoral. Servei de Publicacions: Valencia.

Aneley M. Carlen, Alexis Kasanzew y Andrés F. López Pell. TRATAMIENTO COGNITIVO-CONDUCTUAL DE LOS CELOS EN LA PAREJA, Revista Electrónica de Psicología Iztacala, Vol. 12 No. 3 Septiembre de 2009.

Confianza en la pareja

confianza en la pareja

Las nuevas tecnologías y la confianza en la pareja

Desde la práctica clínica, vengo observando que en la confianza en la pareja y el uso de las nuevas tecnologías tiene una influencia importante en el inicio, desarrollo y ruptura de las parejas.


En la literatura científica, que investiga este fenómeno se intentan encontrar los factores determinantes, y las nuevas tecnologías parecen influir para unir, mantener y romper. No son tan “malas”.

Uno de los elementos que incorpora más ambigüedad e inseguridad es el uso de la comunicación electrónica en sus relaciones. Las posibilidades de comunicación que se abren con estos nuevos medios convierten la utopía de estar constantemente en contacto en una realidad, pero también, a veces, en un temor o una amenaza.


Entre los factores que hacen que la relación se mantenga está la confianza y el amor, los dos fundamentales.


Yo añadiría, que el concepto de amor y de confianza habría que matizarlos para “cada pareja”, ya que hay muchos tipos de amor, ver definición de amor de la RAE.


La confianza actúa como fuerza centrípeta de la relación, además de ser un resultado.


La confianza debe confirmarse, reafirmarse, pero también puede perderse.

Restablecerla después de que se haya disipado o puesto en entredicho es casi imposible.


Las parejas consideran imprescindible en una relación la confianza fue mencionada en primer lugar, tanto si mantenían una relación sólida, como si se encontraban en un momento de ruptura o transición.


Las relaciones sociales evolucionan. Las relaciones de pareja también. Evolucionan, se transforman y, a veces, se distienden, se rompen y dejan de existir.

Lo que nunca perdonarían las parejas es la traición y la mentira. Para muchos la infidelidad aparece como la peor forma imaginable de ambas. Cabe destacar que algunas personas piensan que una infidelidad sin sentimiento (solamente una relación erótica) esta dentro de lo permitido, siempre y cuando se mantenga en secreto, para unas, o fuese explicitado y puesto en conocimiento, para otras.

La mentira y la traición no son sólo contravalores y “disolventes” amorosos, sino que, además, duelen porque desacreditan lo que se ama. Lo que el amor hace valioso, la mentira y la traición hace que sea algo que no tiene forma y no vale tanto. Evidentemente, la fractura, el dolor, no implican necesariamente el fin de una relación. Ésta puede seguir pese al dolor –y el descrédito–, pues son varios los elementos que mantienen la unión.


Al buscar los elementos que unen y mantienen unidas a las parejas, la confianza juega un papel como mínimo igual de importante que el amor.


La pregunta por el control y/o acceso a los dispositivos, y la posibilidad de plantearse relaciones a distancia son temas que generan preocupación y discurso en bastantes parejas. También la posibilidad de restablecer un contacto regular con viejos amores –o amores que no llegaron a ser, pero podrían haber sido– despierta el fantasma de la desconfianza en algunos casos.


El grueso de las parejas, entre los dos extremos, acaban juzgando o afirmando que sí, que se trataría de una infidelidad, pero de un tipo diferente, de menor intensidad. Tales consideraciones ponen de manifiesto la dificultad de valorar la situación desde “el mundo dado por descontado de las infidelidades”. La mediación electrónica, el hecho de que no haya contacto físico en esa relación, o que no haya conocimiento cara a cara de las personas, dificulta el encaje de esa relación concreta entre las que forman parte del catálogo de las infidelidades. Pocas son las personas que lo toleran y no lo ven como una amenaza para su vida o relación de pareja.

Nos enfrentamos a un espacio relacional íntimo, incluso íntimamente mediado. De hecho, el juego de la seducción con el mismo medio, con la propia imagen, con la imagen del otro, se confunde en un continuo de estímulos y sensaciones, en una experiencia que aún no tiene palabras para que la narren de forma socialmente consensuada.

La terapia estratégica y la terapia familiar tienen como denominador común el uso pragmático de la comunicación, así como el énfasis en la noción de sistema, en particular en el sistema familiar. La tarea del terapeuta consistiría en formular con claridad el síntoma presentado aquí y ahora por el cliente y planear una intervención en su situación social a fin de modificar dicho síntoma.

Dentro del planteamiento existencial de los problemas psicológicos, se utiliza la logoterapia. El cometido de la logoterapia será precisamente que el paciente se haga conocedor de la responsabilidad que tiene de cubrir sus valores, de buscar el sentido de su vida.


Los factores de éxito en la terapia son una relación de confianza terapeuta-cliente, la fuerte disposición a seguir aunque no haya grandes avances al principio, y la puesta en práctica de las pautas que se den en consulta a nivel individual y en pareja. El 80% de los casos se resuelve felizmente si se dan estos factores.

Este artículo está relacionado con el anteriormente escrito.

Para saber más sobre la terapia de pareja, aquí.

¡Por favor, escribe abajo tus impresiones. Muchas gracias!

Fuentes bibliográficas:

Núñez, Francesc, Cantó-Milà, Natàlia, & Seebach, Swen. (2015). Confianza, mentira y traición: El papel de la confianza y sus sombras en las relaciones de pareja. Sociológica (México), 30(84), 117-142. Recuperado en 22 de octubre de 2019
Páez-Blarrina, M., Gutiérrez-Martínez, O., Valdivia-Salas, S., & Luciano-Soriano, C. (2006). Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) y la importancia de los valores personales en el contexto de la terapia psicológica. International Journal of Psychology and Psychological Therapy, 6(1), 1-20. Recuperado en 22 de octubre de 2019

Familias reconstituidas, familias nuevas

familias nuevas

No hay duda que si es difícil empatizar con alguien que conoces, ni que decir tiene cuando se trata de los niños de tu pareja…

Dependiendo de varios factores, la convivencia con nuevos miembros en la familia puede ser más o menos difícil.

Las familias reconstituidas cada vez son más. La diversidad de familias nuevas es cada vez más patentes.

Según datos del INE, 2011, de las 7.060.230 parejas con hijos, hay 496.135 que tiene algún hijo no común a ambos miembros (familias reconstituidas). Esta cifra es el doble que hace 10 años.

Problemas como la dificultad de compaginar horarios laborales con la vida familiar, la dificultad de tener una economía saneada en estos tiempos, las dificultades que pongan los ex de tu pareja, por no decir, que no se tengan recursos familiares de los que tirar por diversos motivos, y un largo etc.

Las parejas que inician una relación con esta formación familiar y que acuden a un profesional de la psicología pueden aprender a gestionar las emociones y descubrir nuevas formas de pensar que les ayuden a afrontar las nuevas formas de estrés familiar y vital. Además de aceptar su propia historia familiar.

El trabajo es integral, desde los pensamientos, las emociones a la conducta. Analizando funcionalmente las mismas. Dando soluciones de comportamiento que ayuden a reducir el sufrimiento.

En ocasiones, se podrá realizar sesiones individuales para trabajar asuntos personales que puedan estar afectando a la pareja. Como por ejemplo, la relación con la ex-pareja. No obstante, lo habitual será las sesiones de pareja.

El tiempo de tratamiento está entre tres meses y un año.

Si te ha gustado este artículo, por favor, coméntalo más abajo.

Otro artículo está relacionado con este.

He roto con mi pareja tóxica y ¿ahora que?

pareja toxica

La vida media de una pareja son aproximadamente 10 años, una pareja tóxica, ¿cuánto dura?

Una de las cosas que más vemos en consulta es cuando la persona ya a tomado la firme decisión de dejar a su pareja. Porque sabe que no le viene bien seguir con ella. Y se encuentra con la dificultad que la ex-pareja insiste en volver a reconquistarla.

Esto es la punta del iceberg. Aquí pueden estar pasando más cosas…

Los psicólogos que hacemos terapia de pareja no siempre podemos hacer que todo se arregle, y más difícil es cuando se trata de una pareja tóxica.

A veces, es más ético decirle a las parejas que es mejor que cojan un camino diferente.

Esta opción, no tiene por qué ser aceptada por una de las partes…

¿qué hago si ésto pasa?

El psicólogo puede hacer una evaluación objetiva de la situación y de la relación, para explicar finalmente a cada uno de los miembros los pros y contras de continuar o de dejar la relación.

Siempre con argumentos claros y evidentes.

Además, el psicólogo puede enseñar a cada uno de los miembros que la ruptura no es ningún fracaso personal ni familiar, es una fase en la que aceptamos estar cuando somos conscientes que es mejor un cambio.

Las emociones que surjan, celos, rabia, dolor, venganza en una pareja tóxica pueden ser manejadas de forma racional y se puede ayudar a gestionarlas adecuadamente.

Las personas con parejas tóxicas que acuden, finalmente, son totalmente libres de elegir la mejor opción y con la garantía de haber sido tutorizados por un profesional de la psicología, debidamente titulado y formado.

Recomendación: buscar profesionales de la psicología con amplia experiencia y formación en psicología, que estén colegiados y, si están en un Centro Sanitario, estén registrados como profesionales en este centro y dados de alta en la organización del centro.

Otro artículo recomendado

Este artículo está relacionado con el anteriormente escrito.

Infidelidad en la pareja: ser fiel y leal

lealtad fidelidad terapia de pareja granada

Son muchas las formas en las que dos personas pueden relacionarse. Pueden casarse, pueden estar viviendo en pareja,…

Hay personas que son leales y fieles a su pareja.

Hasta se empiezan a ver formas como la “trieja”, son como las parejas, pero son tres personas, sí, tres personas.

El concepto de Pareja, propuesto por Lemaire:

“se estructura sobre bases afectivas y sobre un proyecto más o menos implícito de larga duración y presenta características precisas: la elección específica del compañero, el proceso de idealización, la reafirmación narcisística de los interesados, la contención del yo y la satisfacción de deseos”

Hay personas son no son ni leales ni fieles a su pareja.

Y hay personas que son leales, y no son fieles a su pareja, de forma consentida.

De este último caso, he conocido a varias parejas. Desde que ejerzo como psicóloga, tan sólo una pareja, lo llevan estupendamente. El resto han acabado en ruptura.

Según mis observaciones, las personas que intentan abrir su relación de pareja a otras personas suelen fracasar porque ellas mismas no están mentalmente preparadas para esto.

Y hablando de las personas que deciden ser desleales con su pareja o se ven comprometidas en una situación de la que no saben salir tengo que decir dos cosas. Algunas de estas personas no sufren si se les pilla. Podemos estar ante personas que deciden de forma voluntaria no contar a su pareja sus escarceos para no hacerles sufrir.

Pero también, los hay que se esconden sencillamente porque piensan que su pareja los dejará, y les viene muy bien que sigan ahí. Utilizan a su pareja, pero no sienten realmente por ella.

En estas situaciones de infidelidad en la pareja, tanto las personas que son engañadas como las que engañan pueden sufrir, y por ello, necesitar ayuda psicológica.

Con la experiencia y formación que tengo puedo ayudar a las personas que se encuentran en esta delicada situación con total confidencialidad.

Buscando siempre reducir el sufrimiento lo antes posible y espaciar las sesiones conforme esto ocurra.

Se podrá invitar a la persona o personas que acudan a terapia a reuniones grupales gratuitas del grupo de apoyo de Ana Ruiz.

Este artículo sobre infidelidad en la pareja está relacionado con el anteriormente escrito.

Puede pedir cita en este teléfono: 667835539

***Foto tomada del perfil de Facebook de Loalba Joyeros.